sábado, noviembre 20, 2010

Individuo libre, pero multitud predecible

Aquí tenemos una frase de Francis Galton, uno de los padres de la estadística aplicada en la sociedad:
Cuanto más inmensa es la muchedumbre, y mayor la anarquía aparente, más perfecto es su movimiento. Es la ley suprema de la sinrazón. Siempre que se toma un puñado grande de elementos caóticos y se ordenan según su magnitud, se confirma una forma de regularidad insospechada y tremendamente hermosa, que ha estado latente todo el tiempo. Las partes superiores de las filas ordenadas forman una suave curva de proporciones invariables; y cada elemento, conforme se clasifica en su lugar, encuentra su espacio como si le hubiera sido predestinado, adaptado minuciosamente para que encaje.

1 comentario:

Ana dijo...

El caos no es simplemente caos?








Ana
Estimulación
Temprana