viernes, febrero 01, 2008

Pues yo digo que ahí hay un planeta

Un día te levantas, resuelves unas cuantas ecuaciones, y te das cuenta de que en cierto sitio del espacio tiene que haber un planeta, aunque nadie se haya percatado de ello.

Tiempo después, efectivamente se descubre dicho planeta, y piensas acerca del hecho de descubrir matemáticamente un planeta, y te das cuenta que eso no pasaba desde el año 1840, en el que ocurrió lo mismo con Neptuno.

No hay comentarios: