martes, julio 03, 2007

Un algebrista en el Quijote

Pues para los que digan que las matemáticas tienen que ver con los números, y no con las letras, ahí va un aspecto interesante.

En el Quijote aparece un algebrista, que no es precisamente un matemático especialista en álgebra, sino un médico que pone en su sitio los huesos desencajados. Concretamente en la novela del Quijote, lo que hace es poner en su sitio los huesos del bachiller Sansón Carrasco, que se había disfrazado del caballero de los Espejos, y que había sido vencido por don Quijote.

En realidad, álgebra es la palabra de origen árabe 'al-jabr', que significa poner en su sitio, arreglar o encajar algo que está fuera de su sitio. Su uso en la matemática tiene que ver con el hecho de realizar operaciones en las ecuaciones, al objeto de ir 'arreglándolas' poco a poco.

2 comentarios:

Javier Torres dijo...

¡Qué interesante!

Soy un apasionado del Quijote, no en vano vivo en la Ínsula Barataria -Alcalá de Ebro-, y siempre me llamó la atención de qué forma un algebrista pudo curar a Sanson, joer, acostumbrado como estoy a mirar el DRAE, que lo llevo instalado incluso en dos de mis teléfonos móviles...

Mi hija -una química apasionada de la matemáticas- disfrutará de tu blog, gracias Juan Francisco. ;)

Juan Francisco Martínez Cerdá dijo...

de nada, Javier

pues sí, este uso de la palabra 'algebrista' es realmente sorprendente. A mí siempre me gustó.

un saludo