sábado, enero 27, 2007

Otra forma de hacer las cosas


Ya comenté que había que ver las cosas de otra manera. Y a la vista del video, no hay más que reafirmarlo: sí, de vez en cuando -cada vez más frecuentemente-, hay que plantearse hacer las cosas de otro modo, ¿verdad?

El otro día me ocurrió en el trabajo, donde comenté que lo único naturalmente reciclable es aquello que es biológico u orgánico, es decir, que sea capaz de ser metabolizado por un ser vivo. Como ejemplo, propuse que los envoltorios de los envases fuesen comestibles. Tras esto, saltaron las carcajadas, como si hubiese dicho una tontería.

Pues bien, el tema está bastante claro: los envoltorios comestibles son vistosos, prácticos y nutritivos y, además, constituyen una nueva fórmula de protección de los alimentos, especialmente efectivos contra E.coli.

Tras eso me viene a la cabeza la idea de que siempre estamos demandando a los directivos que sean innovadores, pero yo tengo la sensación de que también habría que insistir con el tema con los empleados no directivos.

No hay comentarios: