miércoles, noviembre 22, 2006

Santa Cecilia: patrona de los músicos

Hoy, 22 de noviembre, es la festividad de Santa Cecilia, la patrona de los músicos en el ámbito del cristianismo. Euterpe era para los griegos la musa de la música, protectora del arte de tocar la flauta. Por ello, estoy organizando una fiesta musical en una guardería. Tocaré el clarinete, la flauta, un xilófono y un pequeño acordeón. Seguramente también habrá alguien más que toque algún otro instrumento. También he hecho un CD de música interpretada por diferentes instrumentos, y pienso localizar fotos de instrumentos para que los niños y niñas puedan verlos tranquilamente a través de dichas fotos.

Pero lo más interesante de todo esto, además de lo bien que me lo estoy pasando a nivel creativo y rememorando los tiempos en los que tocaba el clarinete de un modo continuo con la banda del pueblo que me vio crecer, es la cantidad de cosas que he ido encontrando y aprendiendo, la mayoría de ámbito didáctico:

Otra de las musas griegas (divinidades inspiradoras de la música, la poesía, las artes y las ciencias), aparte de Euterpe, musa de la música, era Urania, la musa de la astronomía, uno de los orígenes de las matemáticas. Ambas aparecen en cuadros como el denominado Apolo y las Dos Musas, de Pompeo Battoni. Cosa que me reconforta porque, mira por dónde, yo estudié matemáticas y también música.

2 comentarios:

El Guerrero dijo...

De música no sé más que disfrutarla; lo de crearla no entró en mi herencia genética ni pasado cultural, desgraciadamente.
Pero me ha llamado la atención la referencia a Urania, y la astronomía, como origen de las matemáticas.
Como cité en uno de mis artículos "Ondas en el Agua", este agosto visité Newgrange, Dowth y Knowth, en Irlanda. No puedo ahora ser muy preciso en los datos, requeriría un tiempo del que no dispongo, pero sí creo que lo que voy a decir se aproxima mucho a las teorías actuales sobre cómo se vivía en aquellos tiempos.
Estas construcciones humanas, más antiguas que las pirámides, datan del quinto mileno antes de Cristo.
La máxima edad a la que podían aspirar en aquel tiempo debía rondar los 40-50 años. La mortalidad infantil era muy importante, y más o menos la mitad de la población no llegaba a los 20 años.
Cada construcción se orienta de manera que, durante una época determinada del año, el sol ilumina la cámara central (unos 25 metros de pasillo) durante 20 minutos justo al amanecer. Newgrange, por ejemplo, está orientado con mucha precisión al solsticio de invierno, el fenómeno de la iluminación dura allí cuatro días alrededor de ese solsticio.
Se calcula que la construcción de todo el complejo pudo durar un mínimo de 200 años, con la peculiaridad de que las piedras que componen la cámara central sólo pudieron ser colocadas en un inicio, puesto que no caben de ninguna manera por los pasillos existentes.
El sol entra por un camino distinto al utilizado por los humanos, una abertura superior y perfectamente calculada.
Hace 6500 años, alguien diseñó, siguiendo unos cálculos muy precisos, un plan de construcción que hubo de mantenerse a través de muchas generaciones inalterado, fiel a la planificación original. Este plan debió ser comunicado a muchas personas jóvenes, puesto que no había ninguna garantía de que vivieran lo suficiente... no hablo de magia, sino de visión a largo plazo, metodología y trabajo en equipo.
¿Nos imaginamos que todo esto se hizo sin un conocimiento avanzado de geometría y otras habilidades matemáticas?
¿Nos imaginamos un sólo proyecto actual planificado a más de 20 años? Ni siquiera para salvar nuestra Tierra de un desastre ecológico somos capaces de ponernos de acuerdo a largo plazo.
En fin, me he ido de la música a la ecología... pero las matemáticas están en todas partes, como bien sabéis.

Juan Francisco Martínez Cerdá dijo...

Gracias por tu extenso comentario. La conexión de ideas ha sido realmente apropiada.

Seguramente, aquellos que diseñaban y llevaban a buen puerto estas construcciones también tenían sus músicas, posiblemente sin notaciones musicales tan formales como las existentes hoy en día, igual que pasaba con sus matemáticas.

Como ves, asociado a cualquier sociedad las matemáticas y la música aparecen como un dúo indivisible, generador de una magia humana difícilmente de encontrar en nuestros días.