martes, octubre 03, 2006

Trabajar con derecho a equivocarse



Este párrafo
, que habla sobre la vida profesional actual del expresidente estadounidense Bill Clinton, me ha hecho reflexionar acerca del aprendizaje, profesionalmente hablando:

Clinton salió despedazado de su mandado público, hecho polvo y desprestigiado. Pero aquí está, demostrando que el concepto de primero carrera y después retiro para el no tiene sentido. Que a veces la supuesta carrera no es el centro de la vida sino un entrenamiento para aprender, para equivocarse, para avergonzarse y pedir disculpa, para pelearse contra las reglas y el enemigo, Y el retiro, es en realidad cuando tenemos la experiencia, el poder, lo contactos y todo lo que hemos aprendido y podemos por fin de verdad hacer lo que queremos hacer, lo que es importante. Todos deberíamos de mirar a nuestra vida de esta manera.


Es curioso observar que los errores nunca son indicados o simplemente reseñados cuando leemos la vida de alguien que ha alcanzado un nuevo puesto profesional.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Juanfran, aqui Luis.
La prueba y error están en la base del aprendizaje. Lo que pasa es que cuando uno comete un fallo a ojos de su empresa, intenta ocultarlo y minimizarlo en lugar de analizarlo.

Haciendo ésto, lo único que conseguimos es salvar nuestra imagen actual pero volver a repetir ese mismo error más adelante en el tiempo.

Pero si por contra intentamos analizarlo y hablar de ello podemos llegar a ser estigmatizados por nuestra propia empresa.

¡Vaya encrucijada!
Saludos desde Valencia.